Actualidad

Amelia Earhart, la mujer que nació para ser piloto de avión

Amelia Earheart

Nació un 24 de julio de 1898 y se convirtió en la piloto de avión más famosa de la historia de la aviación. Amelia Earhart se hizo famosa mundialmente como una mujer pionera, con un espíritu aventurero que la llevó a protagonizar algunos de los hitos más importantes de la aviación en la época.

Una mujer piloto pionera en la época.

Después de comenzar la Primera Guerra Mundial, Amelia atendía como voluntaria a los pilotos heridos. Fue ahí cuando despertó en su cabeza la idea de convertirse en piloto de avión. Finalmente decidió que quería aprender a volar, y lo hizo bajo la tutela de otra pionera en el mundo de la aviación, Neta Snook. Logró su propósito, y compró su primer aeroplano, al que llamó El Canario, y con el que consiguió establecer su primer récord de altura al volar a 14.000 pies (4.226m)

Consiguió su licencia como piloto de aviones y se unió a la Asociación Aeronáutica Internacional. Poco a poco su prestigio fue creciendo dentro del sector, hasta el punto de ser considerada como uno de los mejores pilotos de avión estadounidenses. Esto la llevó a recibir una oferta para formar parte de la tripulación para cruzar el Atlántico, convirtiéndose en la primera mujer en hacerlo. Llegado este punto, Amelia Earhart ya era una celebridad, y lo aprovechaba para promover el uso comercial de la aviación, y para reivindicar la figura de la mujer en el mundo de la aviación, un sector donde hasta entonces, la mujer había tenido un protagonismo escaso.

Fue en 1935 cuando Amelia realizo su hazaña más recordada, realizando una travesía desde Hawai hasa California, con un recorrido mayor que la distancia que separa a Estados Unidos de Europa, siendo el primer piloto en realizar en solitario este vuelo sobre las aguas del Pacífico, algo que nadie había conseguido antes. Ese mismo año volvió a establecer un nuevo récord para su casillero, esta vez de velocidad, al completar un vuelo sin escalas entre México y Nueva York, trayecto que completó en poco más de 14 horas.

El último vuelo de Amelia Earhart

El afán de superación llevó a Amelia a anunciar la que sería su última aventura: completar la vuelta al mundo eligiendo unos itinerarios distintos a los que se usaban por aquel entonces. Lo haría siguiendo la línea del ecuador en lugar de las etapas cortas por el hemisferio norte que «era lo habitual». En la penúltima etapa de su viaje, se perdió todo contacto con su avión. A día de hoy aún se especula con lo que pudo pasar y dónde se produjo el accidente si es que hubo uno.