Actualidad

Mantenimiento de aeronaves, clave para la seguridad en los vuelos

Al igual que en todos los vehículos, en las aeronaves hay que hacer una serie de inspecciones periódicas tras que haya transcurrido un tiempo o después de un uso específico. Este mantenimiento está regulado y aprobado por la Agencia Europea de Seguridad Aérea (EASA) en Europa.

Como es de suponer, el mantenimiento aeronáutico es uno de los puntos más importantes en la vida útil de un avión. Para garantizar el correcto funcionamiento de un avión se tienen que realizar una serie de tareas para cumplir con el reglamento del fabricante y las autoridades y poder avalar la seguridad. En estas tareas se incluyen revisiones pre y post-vuelo, rendimiento, ajustes, modificaciones, reparaciones, etc.

Además existen varios tipos de mantenimiento: preventivo y correctivo. A continuación os vamos a contar los puntos más relevantes de cada uno.

Mantenimiento preventivo

Es aquel que se realiza periódicamente para evitar en la medida de lo posible fallos en la aeronave. Entre estos trabajos se incluyen revisión y reparación de amortiguadores, neumáticos, etc. del tren de aterrizaje y conservar y proteger aquellos componentes que no requieren desmontaje. Además de los controles diarios que se realizan, también se hacen inspecciones antes de cada vuelo mediante una revisión rápida de neumáticos, aceite, etc. Cada 48 horas se realizan inspecciones más exhaustivas de frenos, líquidos, fuselaje como alas, cabina, etc. Junto a todas estas revisiones, las llamadas de cartas, que se realizan cada x tiempo establecido.

Mantenimiento correctivo

Si aún después del mantenimiento preventivo se presentan fallos, se lleva a cabo un mantenimiento correctivo de aquellos componentes que se han averiado o es necesario desmontar para su correcto mantenimiento. Estas reparaciones mayores necesitan la aprobación de una autoridad competente.

Por tanto, para que un avión sea considerado apto para volar, necesita haber pasado una serie de tareas de inspección y revisión para asegurar que no va a tener ningún tipo de problema durante su funcionamiento. Es una profesión de gran valor y responsabilidad a la que te puedes dedicar realizando el curso para obtener la Licencia de Mantenimiento de Aeronaves (LMA).