Actualidad

10 mujeres históricas para la aviación

Qué mejor día que hoy, 8 de marzo día de la Mujer, para rendir homenaje a aquellas valientes que reivindicaron que las mujeres tienen derecho como personas y son perfectamente capaces de formar parte de la aviación. Podríamos hablar de más de cuarenta mujeres que fueron pioneras en distintos puestos de trabajo en la aviación, que arriesgaron y conquistaron objetivos inimaginables para la época, realizando proezas de gran importancia en el mundo de la aeronáutica. Nosotros hemos hecho una selección de diez.

Katherine Wright

Gestora, representante y financiadora en la aviación. Se habla de ella como “la hermana de los hermanos Wright”, y de forma equivocada, porque ella forma parte de “los hermanos Wright”, responsables del primer vuelo a motor de la historia.

“Si el mundo alguna vez piensa en nosotros en relación con la aviación, debe hacerlo recordando a nuestra hermana”.

Es lo que dijo su hermano Wilbur, en reconocimiento a su labor, y apoyo moral y financiero. Una pieza clave en el avance del negocio de la aviación, puesto que gracias a su ayuda sus hermanos se proclamaron pioneros de la aviación: administró la tienda de bicicletas que financiaba los esfuerzos de sus hermanos, reunió los suministros, cofinanció los proyectos con sus sueldo como profesora, ayudó en las negociaciones y aprendió francés para comunicarse con los mandatarios europeos y hacer de representante de sus hermanos (muy tímidos) en importantísimos eventos, en los que hablaba con reyes, ministros, periodistas, etc. De las pocas mujeres que fue galardonada, junto a sus hermanos, con la Legion d’honneur

La Baronesa Raymonde de Laroche 

Fue la primera mujer que voló sola en 1909 y la primera en conseguir la licencia de piloto en el mundo emitida por el Aeroclub de France, la primera organización del mundo en emitir licencias de piloto de aviones no comerciales. Esta francesa hija de un fontanero, era amante de los deportes y del motor (motocicletas y automóviles). Además fue actriz y utilizó el nombre artístico de «Raymonde de Laroche» inspirado por las demostraciones de vuelo a motor de Wilbur Wrigh.

Bessica Raiche 

Construyó un avión en el salón de su casa junto a su marido, avión en el que voló sola sin recibir instrucción o experiencia de vuelo antes. Fueron innovadores en el uso de materiales más ligeros en la construcción de aviones, como cuerdas de piano, bambú y seda. Se inspiró en la Baronesa Raymonde.

Tiny Broadwick

Comenzó su carrera saltando en paracaídas desde globos aerostáticos y fue la primera mujer que saltó en paracaídas desde un avión e inventó del ripcord. En 1925 fue la primera persona que saltó de un hidroavión y probó paracaídas para el ejército estadounidense.

Ellen Church

Era una enfermera enamorada de la aviación y decidió conseguir la licencia de piloto. Presentó su candidatura en la compañía Boeing Air Transport, pero no fue contratada como piloto, aunque le ofrecieron una propuesta laboral innovadora: consistía en constituirse como ayudante de la cabina de vuelo, para auxiliar las necesidades de la cabina de pasajeros y sus requerimientos durante el trayecto. La compañía consideró que la seguridad a bordo mejoraría teniendo una profesional de enfermería. Así, el 15 de mayo de 1930, Ellen Church se convirtió en la primera Tripulante de Cabina de Pasajeros de la historia, operando un vuelo que despegó de Oakland con destino Chicago. Fue tal el éxito de su servicio que la nombraron jefa de servicio a bordo.

Ruth Law

Una pionera en la aviación que a lo largo de su vida realizó diversas hazañas, como ser la primera mujer en hacer un vuelo nocturno o en realizar la acrobacia de bucle en bucle en un avión. Sin duda, su mayor contribución fue su lucha para romper con los estereotipos que había entonces sobre las mujeres en la aviación. Además escribió el artículo “Let Women Fly!”, que inspiró a futuras aviadoras.

Bessie Coleman

Fue la primera persona afroamericana (hombre o mujer) que en 1921 obtuvo la licencia de piloto. Tuvo que viajar a Francia para conseguirla porque en Estados Unidos no se admitían personas negras en las escuelas de aviación. Obtuvo la licencia de vuelo y volvió a EEUU donde se dedicó al vuelo acrobático para ganarse la vida. Murió probando su nuevo avión en 1926, un día antes de una exhibición programada en Florida.

Emma Lilian Todd 

La  estadounidense trabajó como secretaria hasta casi los 40 años cuando, en un viaje a Londres, vio una aeronave que la inspiró a diseñar sus propios aparatos. Fue una gran inventora con gran talento como diseñadora, y se le atribuye ser la primera mujer en el mundo en diseñar aviones. Sin conocimientos formales de mecánica, diseñó su primer aeroplano y lo exhibió en 1906, además patentó una gran variedad de productos mecánicos y fundó el primer club aéreo para niños en 1908.

Jerrie Mock 

Realizó la gran hazaña de ser la primera mujer en dar la vuelta completa al mundo sobre un avión en solitario, en 1964. Esto lo logró en un avión de un solo motor, un Cessna 180 que fue bautizado como el “Spirit of Columbus” y apodado como “Charlie.” A los 7 años tuvo la oportunidad de volar en la cabina de un avión Ford Trimotor junto a su padre y fueron los inicios de su interés por la aviación. En la escuela, tomó un curso de ingeniería donde era la única mujer y ahí fue cuando supo que la aviación era su pasión.

Helene Boucher

Conocida piloto francesa a principios de la década de 1930, estableció varios récords mundiales de velocidad femenina, incluyendo también un récord mundial absoluto, tanto masculino como femenino. Murió durante un vuelo con mal tiempo y se estrelló. Resumió su deseo de perseguir récords en la aviación de esta manera: 

“Es la única profesión donde el coraje vale la pena y los resultados concretos determinan el éxito”